Cuento de dales y desquites.

Etiquetas

todo creador tiene derecho a destruir su creación.

toda creación tiene derecho a conservar su identidad.

toda identidad tiene derecho a perderse.

así fue como la identidad fue vista de madrugada embriagada, presa de las invitaciones del creador, a las espaldas de la creación.

al día siguiente, la creación se deshizo de la identidad y quedó sin nombre.

el creador no podía encontrar su creación entre millones de creaciones sin identidad.

la identidad del creador, al ver que su creación no tenía nombre, decidió abandonarle.

Cuentan que un creador, una creación y varias identidades andan sin nombre dando tumbos perdidos entre página y página.

moraleja: cada uno da lo que recibe, antes, durante o después.

Anuncios

La vie en rose de guau.

Etiquetas

Fue día el ladrido tierno de unos ojos cantarines con la cola agitada en perspectiva.

Enloquecido, no llegaba la boca a morderse la cola, no  habría repetición.

Hubo días nómadas de riquezas carnales. Luego quedó la ricura espiritual de carga

sin pensar que la andadura tendría límite de velocidad a 100 por vida

a 100 por vida con el mismo vehículo. Desgaste de neumáticos.

Así es la goma que nos lleva de viaje por los labios de un Ferrari.

Y de pronto, se encontró perdido en la otra punta de su mapa

emparedado y con un armazón rojo en la espalda.

Mordido en la pantalla del retrovisor por su boca,

temió que la próxima fuese la punta de su cola entre sus labios

expuesto en la matrícula delantera.

La cola ladra en labios delicados, cosidos por la realidad,

mordida por la mordaza de la vida.

Baila a gatas, no puede ponerse erguido de dolor,

se tornó cuerda maula a su empeine de vida rosa.

He venido para escribirnos en amor.

Etiquetas

“He venido para escribirnos”, le dijo en su mundo de burbujas.

a autopsiarte mientras desgrano tus vas y vienes en mis manos.

“el tiempo me dicta en los brazos asaltos de luz y oscuridad “

 dijo su correa atada a su muñeca fija.

Guarda en su esfera el secreto del dolor,

nunca marcó en sus clavijas que los 360

eran pasajes de un día más ganado a la Oscura.

Cierras tu fuente en alguno de mis parajes

y brotas de pronto cuando yo nadie te espera.

Improvisado, te escribo a trompicones

en la hora en que tus dos remos resucitan la palabra.

Aunque la Justa siempre gane la partida con jaque mate,

he venido para escribirnos una partida acabada en tablas

allí donde el amor reside fuera del alcance del reloj.

No me pidas que gane, siempre fui perdedora.

Cegada por la ilusión, una vez le dijo y repitió

Etiquetas

 En un ataque de locura, cegada por la  ilusión, le dijo:
“POdríamos soñar? podría formar parte de algún proyecto contigo?”
Nunca el tercer pasado en solitario de ser
llegó al puerto de la ilusión.
Ni siquiera arribó a la orilla.
Ahogada en su marea de palabras fantasía,
vio cómo izabas bandera con lazo en aro a otra causa.
El barco astillado de la esperanza emitía burbujas de aire,
de aire y pena.
Hubo otras naves que a remolque tiraron de su barquichuela,
hubo proyectos,
más el tuyo nunca nació para ese bote.
Muy pequeño para tu ancla de grandes cascos
donde los sueños pequeños no tienen cabida.

Plástico fino

 

En la era del plástico la profundidad es un valor muy escaso.

Por eso el hombre raíz de oro se siente incomprendido por la flor de terciopelo plástica. Aunque le encanta manosearla.

La raíz  tiene el cerebro en su saliente.  La flor sabe sacarle el jugo y el oro. Lo exprime, el vientre en su decoro.

 

Las cosquillas sólo le duran un polvo.

 

La sabia le hiere, la savia le empapa y recorre con su lengua de víbora.

Aunque a la raíz sólo le interesa su serpiente.

(Debo buscar un núcleo a la historia:

Te curo y te visto de novio, te arrojo a la realidad de la flor o te someto a como salgan las frases?)

No tocar más allá de la superficie: fuera del saliente sólo hay arrugas.

Collage de huellas

Etiquetas

Fruto del magnolio, no caigas antes del fulgor de sentir los surcos sobre tu carne. -Tiempo  habrá de convertirse en pansa de espina y flor sobre la media luna al amanecer.

El tronco podrido del sauce llorón se relame las hormigas; pican los sentimientos de amistad más que el beso de la muerte. Mi querida cotorra tiene las garras listas para enfrentarse a la ventisca afilada de los nidos de araña de pino instalados en la  palmera. Un verso y mis sentimientos de piel quedaron atrapados en la fotografía de donde salen los folios de su historia idílica de amor. El sauce llorón ya no padece tragicismo, goza el néctar de su flor griselda como colibrí en celo. Un torrente de sentimientos me invade, soy rosa negra entre hojas de invierno. Collage de huellas, una historia absurda en pasado.

Las arañas rampan y los sueños se lapidan.

Etiquetas

Arañas, arañitas raspando por dentro el cimiento de nuestra construcción.
Termitas con patas, eso me dijo él: “arañas que van royéndome”.

Le cuesta moverse. El gato negro guarda sus crías en el Sauce, él no se enfila.

 

Ella busca la sombra, él el árbol del banco amplio. Pasa de la cama al banco.

Y las arañas siguen serrándole.

Ella no parece inmutarse por las arañas.

Hace mucho tiempo que la realidad invade la poca ficción que alguna vez tuvo:

escuchar una voz que admiraba, alguna respuesta esporádica.

Ahora asiste a su silencio con parsimonía.

Parece ser era demasiado, es demasiado.

Ya no pequeños deseos más allá de las cargas que caen

sobre sus sueños: dolores y trampas.

Los hilos zurcen y pinchan la carcasa, derrotados por el fuego que horada;

aplacados por el láser, se ovillan para crecer de nuevo al enfriarse.

como órganos vitales del cuerpo, se expanden por su materia.

Y arañan su vida.

Mediodía al sol manchego

Etiquetas

El sol hierve la cal
al mediodía
Una aldea castellana
duerme la siesta al 2×2.
Se oyen cacareos,
las gallinas en el patio
pisotean formas ajenas
en el suelo,
picotean flemas frescas
de otros labios.Revuelta.
Un Escorpión asoma la lengua
que un caballero arranca de cuajo.
los galgos, en la puerta
de la sombra amodorrados.
El verano se tuesta en la acequia
que riega los campos.